Conecta con nosotros

Bricolaje

Aprovechar los cocoteros

Publicado

en

49

El cocotero es una palmera que se cultiva en plantaciones situadas en las regiones tropicales de todo el mundo. Crece de forma natural en las playas húmedas, cálidas y soleadas de las islas del Pacifico, donde se le da el halagador nombre de «rey de los vegetales» debido a los múltiples productos que proporciona. Su fruto es el coco. El cocotero carece de ramas. Su tronco, de grosor uniforme, sube sin interrupciones hasta una altura de veinte metros. Este tronco está constituido por un tallo gigantesco, y la savia circula por todo su interior. Cada mes saca una hoja, la cual se marchita rápidamente y deja tan sólo el muñón del punto en que se unía al tronco. Estos muñones, escalonados en forma de hélice, son los que dan al tronco del cocotero su aspecto escamoso. En la cima de la planta, las hojas verdes forman un ramo alrededor del brote terminal, brote que es conocido con el nombre de palmito. 

Por desgracia, arrancar el palmito significa matar el árbol. Los frutos del cocotero aparecen cuando el árbol tiene una decena de años, y necesitan un año entero para madurar. Si se aplastan los brotes de las flores, desprenden un jugo azucarado comestible, muy alimenticio, que permite fabricar una especie de cerveza muy apreciada. A los cinco meses, el coco contiene la llamada «leche de coco», que se convierte más tarde en la medula del coco maduro. Ésta puede consumirse directamente, y también puede trocearse y dejarse secar, dando lugar a la copra, riqueza de las islas del Pacífico y en especial de las Filipinas. De la copra se extrae un aceite aceite de coco muy apreciado en la industria jabonera. La mejora de los métodos de cultivo permite obtener entre setenta y ciento veinte cocos por año de cada cocotero. Se dice que uno sólo de estos árboles (que a veces alcanzan los noventa años de vida) bastaría para garantizar la subsistencia de un hombre durante toda la vida de éste. La cáscara del cocotero permite fabricar recipientes; sus fibras, telas; su tronco, piraguas.

Publicidad

Hola, soy Arnold Figerar, un entusiasta del mundo 2.0. Te doy la bienvenida a mi blog, donde escribo sobre lo que me gusta, tecnología, bricolaje, recetas, historias de mi abuelo, en fin. Espero disfrutes del contenido

Seguir Leyendo
Publicidad
Click para comentar

Salir y deshacer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad