Conecta con nosotros

Articulos

Los portaaviones

Publicado

en

82

Para permitir que los aviones de reconocimiento, de caza o de bombardeo se aproximen lo más posible a sus objetivos, las marinas de guerra acondicionan, a bordo de grandes navíos llamados portaaviones, pistas de despegue y de aterrizaje, hangares, talleres de reparación y lugares específicos para repostar carburantes y reponer municiones. Podemos juzgar de la importancia de los portaaviones a través de las características técnicas de uno de los más poderosos: su puente de despegue, que lo cubre por completo, está totalmente libre de obstáculos en una longitud de 335 metros y en una anchura de 76 metros, ya que las chimeneas y el puente de mando están situados a un lado; dispone, en la parte de proa, de varias «catapultas»; su pista de aterrizaje, colocada oblicuamente y equipada con frenos, permite que los aviones continúen su trayecto sin hallar obstáculos cuando no han tenido éxito en su aterrizaje a la llegada. Sus máquinas son reactores nucleares, que desarrollan 280.000 caballos y permiten a este monstruo navegar a 60 kilómetros por hora y dar tres veces la vuelta al mundo sin repostar, a una velocidad media de 50 kilómetros por hora.

Es muy manejable y muy estable, y puede ser mantenido constantemente de cara al viento, de forma que su velocidad propia se añade a la del viento y a la de los aviones para hacer las maniobras de éstos aún más seguras. Los hangares cobijan un centenar de aviones, desde los pequeños cazas antisubmarinos hasta los bombarderos de 30 toneladas. Están situados en diversos pisos y comunican con la pista de despegue a través de múltiples ascensores. Un universo de máquinas electrónicas permite que 4.000 hombres vivan a bordo en buenas condiciones de comodidad y de trabajo; además, permiten que se efectúen, con todas las garantías de seguridad, tres despegues o dos aterrizajes cada minuto

Publicidad

Hola, soy Arnold Figerar, un entusiasta del mundo 2.0. Te doy la bienvenida a mi blog, donde escribo sobre lo que me gusta, tecnología, bricolaje, recetas, historias de mi abuelo, en fin. Espero disfrutes del contenido

Seguir Leyendo
Publicidad
Click para comentar

Salir y deshacer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad