Conecta con nosotros

Articulos

Como se fabrican las Vacunas

Publicado

en

58

Es muy raro que una misma enfermedad contagiosa pueda ser contraída dos veces por la misma persona, ya que la enfermedad deja en el cuerpo del enfermo unas sustancias que defienden al organismo contra una nueva invasión de los microbios productores de la infección. Las vacunas que se fabrican en los laboratorios producen los mismos efectos, pero sin padecer la enfermedad. Los laboratorios farmacéuticos especializados y algunas instituciones oficiales se encargan de preparar los diferentes tipos de vacunas capaces de cerrar el paso a los microbios y virus causantes de numerosas enfermedades contagiosas. Estas enfermedades, como la viruela, la tifoidea, la difteria, la poliomielitis, el cólera, la fiebre amarilla y muchas otras, son peligrosas para el que las contrae: no hace tanto tiempo que, en muchos casos, eran mortales. Para fabricar la vacuna contra una en fermedad es preciso, en primer lugar, aislar el microbio que ha causado esa enfermedad, lo cual se logra a través de enfermos afectados por el microbio.

El cultivo de estos microbios en medios perfectamente aislados permite disponer de una importante cantidad de los mismos. La esterilización mediante calor, o los rayos ultravioleta, o la acción de determinados antisépticos, permiten atenuar considerablemente la virulencia de las bacterias o de los virus. Permanecen vivos y activos, pero han dejado de ser peligrosos. En esas circunstancias basta con introducirlos en un organismo sano para provocar la enfermedad de una forma muy atenuada, lo que obliga a este organismo a acumular defensas contra ese mal. Ciertas vacunas sólo actúan durante un plazo de tiempo determinado y limitado, por lo que es preciso renovar periódicamente la vacunación y proceder a dosis de recuerdo. También existen vacunas asociadas que inmunizan a la vez contra varias enfermedades. Este tipo de vacuna asociada es la que habitualmente se emplea contra el tétanos, la difteria y la tifoidea

Hola, soy Arnold Figerar, un entusiasta del mundo 2.0. Te doy la bienvenida a mi blog, donde escribo sobre lo que me gusta, tecnología, bricolaje, recetas, historias de mi abuelo, en fin. Espero disfrutes del contenido

Seguir Leyendo
Publicidad
Click para comentar

Salir y deshacer

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos

Moldear los plásticos

Publicado

en

Por

99

Desde tiempo inmemorial se utilizan materias plásticas naturales, como la arcilla de modelar, el asfalto o las resinas, que permiten obtener formas nuevas por presión o mediante un ligero calentamiento. Lo que en la actualidad llamamos «plásticos» son materias que no existen en la naturaleza, sino que se obtienen industrialmente mediante síntesis. Las primeras materias plásticas artificiales aparecieron hace aproximadamente unos treinta años. En la actualidad, se emplean más de mil productos diferentes. Al principio, los plásticos se obtuvieron a partir de materias naturales. Para fabricar celuloide, el primogénito de los plásticos, se plastificaba pasta de madera o celulosa con alcanfor. 

Podían obtenerse diferentes formas por medio del calor: era termoplástico. Apareció después la galalita, que se preparaba con caseína y formol. Les sucedió la baquelita, que se obtenía a partir de una materia artificial plastificada por el formol y el fenol. La baquelita fue la primera de las resinas termoendurecibles, que mantienen su forma y se endurecen si se las calienta. Los nuevos plásticos proceden casi siempre de la hulla o del petróleo, y su precio de coste es poco elevado. Se les da forma por procedimientos simples. Primero son calentados y a continuación se moldean por compresión o por inyección, aunque también pueden depositarse sobre una superficie plana, como las películas de la industria fotográfica. Los plásticos más recientes son los politenos, para los radares, las siliconas, para los barnices, el nylon, cuya composición y cuyos usos son semejantes a los de la seda, y los poliésteres, que reforzados con fibra de vidrio sirven para carrozar los automóviles, los aviones y las naves espaciales.

Seguir Leyendo

Articulos

Hacer un tonel

Publicado

en

Por

98

Miles de pipas de madera, llamadas toneles, permiten almacenar, conservar y hacer madurar y envejecer, en madera, el buen vino y los alcoholes de calidad. Pese a la competencia de las cubas de cemento y de las cisternas metálicas, la tonelería industrial, y principalmente la de artesanía, continúan produciendo toneles de madera, desde los pequeños barriles hasta los enormes bocoyes. Los toneles están fabricados con tablas de madera ensambladas las unas con las otras, sin junturas especiales. La simple unión sin intersticios de estas tablas es suficiente para garantizar que el recipiente sea hermético, ya que la humedad, al hacer que se hinche la madera, se encarga de que los ensamblajes sean estancos. 

El tonelero utiliza maderos verdes y los parte en el sentido de sus fibras para obtener unas planchas en bruto o tablas. Emplea madera de castaño o de acacia, pero prefiere el roble para los toneles de calidad. Después de un largo período de secado, hace con estas tablas las duelas para las paredes del tonel y las tiestas para los dos fondos de ensamblaje. Trabaja cada pieza con atención sobre la garlopa especie de cepillo largo y macizo invertida y mantenida en posición oblicua con ayuda de los pies; es decir, las tablas son las que se deslizan sobre la lámina cortante. Para mantener el ensamblaje de las duelas y las tiestas rodea los toneles con varias filas de aros metálicos bien ajustados y cerrados con fuerza. Los nombres y las capacidades de cada uno de los diferentes tipos de toneles varían en cada región productora de vino. Las capacidades suelen oscilar entre los 700 y los 60 litros de vino, aunque las cubas de cemento o de metal, recubiertas interiormente con un revestimiento especial neutro, pueden contener varias decenas de hectolitros de vino.

Seguir Leyendo

Articulos

Producir níquel

Publicado

en

Por

97

El níquel, aislado por primera vez hace dos siglos y fabricado desde hace cien años, es en la actualidad indispensable para la industria moderna no sólo por su excepcional resistencia a la corrosión, sino principalmente debido a las cualidades que confiere a todas sus aleaciones con los metales usuales, aleaciones cuyo número crece sin cesar desde los inicios de nuestro siglo. El níquel es un pariente cercano del hierro. Es poco abundante en la corteza superficial de la Tierra, pero se cree que es uno de los principales materiales componentes de su núcleo. Los grandes países productores de mineral son Canadá (más del tercio), el territorio de Nueva Caledonia y la U.R.S.S. Estos minerales son silicatos o piritas. 

La extracción del metal exige procedimientos muy complicados para separarlo del hierro, del cobre y principalmente del cobalto, cuerpos con los que muy a menudo está asociado. El tratamiento de las piritas es el más fácil. Canadá, que es el país que las explota, es por esta razón el mayor productor de este metal en el mundo, seguido de bastante lejos por la U.R.S.S. El níquel raramente se emplea en estado puro, excepto para proteger al hierro, y desde hace poco al aluminio, en forma de una cobertura por chapeado en caliente o por electrólisis de una delgada capa de níquel asociado a cromo. La mitad de la producción se emplea en la fabricación de aceros inoxidables. Los más corrientes contienen un 18 por ciento de cromo y un 8 por ciento de níquel. Su fusión se realiza en hornos eléctricos. Estas aleaciones parecen insensibles a los cambios de temperatura, son tan duras y resistentes a 2.000° C como a 200° C y su dilatación es prácticamente nula, como la del «metal invan (64 por ciento de hierro y 36 por ciento de níquel). Debido a que son muy malas conductoras de la electricidad y muy magnéticas, estas aleaciones se emplean en la fabricación de resistencias eléctricas y de electroimanes.

Seguir Leyendo

Más Leído